lunes, 30 de junio de 2008

MAREA ROJA



La victoria de "La Roja" en la Eurocopa ha provocado una verdadera "marea roja" de júbilo en todo en territorio nacional. Ninguna región, ni si quiera aquellas que presumen de un nacionalismo asentado y firme (Cataluña, Galicia y País Vasco), se ha librado de la sincera y espontánea alegría de sus ciudadanos ante el brillante triunfo de la Selección Española de Fútbol que, plantándole cara a la mismísima Alemania, consiguió ganar la Eurocopa y que dejar atrás una sequía de títulos que ya duraba 44 años.

La reacción ciudadana da pie a un par de reflexiones. Por un lado deja ver cuan sugestionable es el ser humano. A la fiesta de los tradicionales futboleros y a los verdaderos hinchas de la Selección se unieron inhabituales, escépticos y tradicionales desencantados. Antes del partido pocos dudaban de que "los nuestros" se iban a comer con pan y chorizo a los Ballack & Cía, y una vez campeones alegría desbordada de aficionados y no aficionados. Es posible que el calor del verano, y más después de tanta lluvia, invite a la fiesta; como también es preferible celebrar el triunfo de "La Roja" que llorar la enésima subida del Euríbor. Pero también hay que felicitar a Cuatro y al grupo Prisa por la efectivísima campaña de márketing (muñeco de budú incluido) llevada a cabo. Nunca el plagio de un slogan fue tan efectivo: ¡PODEMOS! (Yes We Can!) con cancioncita y todo. Lejos quedaron las ultraclásicas retransmisiones de la TVE y el patético intento de Antena 3 en su retransmisión del mundial de Corea con perrito salvado de la muerte incluido (¿recodáis a Camachín?). Obviamente, la cadena del Grupo Prisa no podía ni soñar con que les tocará el Gordo de Navidad en esta Eurocopa pero, desde luego, pusieron mucho de su parte para que millones de españoles siguieran como nunca los partidos de su selección.

Por otro lado (y esta es la parte que más me gusta) la alegría ciudadana dejó en ridículo las absurdas ya de por sí absurdas declaraciones de algunos de sus políticos. El número 1 del ránking se lo lleva, como no, el nacionalista vasco Iñigo Urkullu (el amigo de los rusos), pero tampoco se quedó corto en estupidez Ángel Quintana con su muy sincero: como no juega la selección gallega espero que gane España. Dí que sí Ángel, ¡morder la mano del que te da de comer es una cosa muy fea! El último en cubrirse de gloria fue Montilla (primero catalán y luego socialista) que se negó a poner pantallas gigantes en las calles de Barcelona. A éste no sólo lo dejaron en evidencia aquellos que salieron a festejar la copa en las Ramblar, los que verdaderamente debieron de sacarle los colores son los palestinos que con los medios más precarios imaginables improvisaron sobre el vergonzoso muro de Gaza una pantalla gigante en la que ver el partido y evadirse de su mucha miseria. Querido Montilla: la próxima vez que no pongas pantallas a tu gente que sea porque las has mandado a Gaza.

En cualquier caso, bien está lo que bien acaba. Anoche España disfrutó con su Selección y se quitó una espinita que ya escocía desde hacía años. Regalar un poquito de ilusión a la gente y disfrutar con los éxitos ajenos son dos actos no faltos de nobleza así que disfrutemos todos que a saber cuándo llega la próxima.





5 comentarios:

David Alonso dijo...

Me perece demasiado mediocre creer que se gana una batalla política a costa de la derrota de la selección de fútbol. ¿Qué clase de credibilidad tienen estos politicastros al extrapolar a TODOS los ámbitos su resquemor? evidente como nacionalistas ya no tienen ninguna credibilidad. Decir nacionalista y buen político son términos contradictorios.

Paula dijo...

Bueno, algún voto arrancan pero no les compensa. Hasta Quintana estuvo más listo que Urkullu (que ya se puede creer!).
De todos modos siempre hay radicales dispuestos a apoyar ese discurso. Ya te comenté como el otro día en Santiago a unos chicos que pasaban todos contentos por la Zona Vieja les llamaron "imperialistas" desde un bar. Lo mejor es hacer como estos chavales: pasar de ellos y seguir disfrutando. ¡Eso es lo que más les fastidia!

Matritensis dijo...

Ayer Madrid era una fiesta, parecía que habíamos ganado a los turcos.
¿Qué pensará Urkullu de esto?

liberand dijo...

¿imperialistas? la malvada España conquista el reino de los suevos. En fin, lo mejor es pasar de ellos, lo malo es cuando gobiernan...

Paula dijo...

Liberand:
IMPERIALISTAS!! No es fantástico?
Efectivamente lo mejor es pasar de ellos: en Coruña, por ejemplo, ni se les nota (eso en caso de que existan...) en Santiago, sin embargo es difícil que no te afecten, especialmente si, como yo, vives en la Zona Vieja y trabajas en la Facultad de Geografía e Historia.