jueves, 21 de agosto de 2008

La fachada atlántica de Marineda (I): las galerías


La imagen más característica de Marineda es, sin lugar a dudas, la de su fachada portuaria, presidida por el que está considerado el mayor conjunto urbano de galerías del mundo; culpable de que la urbe también fuera poéticamente denominada como "ciudad cristal".

A pesar de ser característica de la ciudad herculina, la galería no nació en ella, sino en la vecina localidad de Ferrol y en las próximas Pontedeume y Betanzos. Surgió como una transformación del balcón corrido y su difusión se produjo al aparecer en el mercado el vidrio plano y cortado, fabricado en los talleres de la Granja de San Ildefonso, que desde 1759 comenzó a llegar a los astilleros ferrolanos para acristalar las popas de los galeones. La técnica empleada en la construcción naval no tardó en usarse en el cerramiento de las fachadas, aplicando una solución especialmente práctica en una región poco soleada y de largos inviernos. La galería pronto se extendió por el norte de España, desde La Coruña hasta Vitoria, pues dicha solución dotaba al muro de una cámara de aire exterior que actuaba como colchón climático. El efecto es el mismo que se produce en un invernadero, optimizándose el calor solar.

Las galerías se componen de una solera, que generalmente se construye en piedra, aunque en los pisos intermedios pueden ser de madera; un armazón de madera o hierro colado y vidrio. El sistema más habitual para las ventanas es el de guillotina, pues ahorraba espacio y era más seguro en caso de temporal.

El origen del conjunto de galerías de Marineda se remonta a 1862 como parte del Plan de Alineación de la calle Luchana (la actual Riego de Agua) elaborado por Faustino Domínguez. El proyecto lo inició en 1869 Juan de Ciórraga que diseñó un modelo único de soportal que entonces permitía el paseo cubierto por la orilla del mar. Decimos "entonces" puesto que la zona portuaria de La Marina ha sufrido numerosas modificaciones entre los siglos XIX y XX, ganándose gran cantidad de metros al mar. De las casas construídas solamente una, en estilo neogótico, ha desaparecido; las restantes son las diseñadas por Faustino Domínguez, su hijo F. Domínguez Coumes-Gay, el citado Ciórraga y Julio Galán, autor de la emblemática Casa Rey, principal muestra del modernismo coruñés.

3 comentarios:

liberand dijo...

Me hace gracia el nombre de Marineda, no lo conocía hasta que hiciste el blog. En Madrid hay un busto de Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa al lado del Palacio de Liria, un día le hago una foto y te la envía.

Paula dijo...

Sí, la verdad es que es muy poético!! y eso que en su cuento describe la ciudad como terriblemente provinciana a los ojos de su personaje, que había dejado Galicia por Madrid; exactamente igual que ella!

Si te cuadra mándame esa foto, un día tengo que dedicarle un buen post a doña Emilia!

María dijo...

Me encanta tu blog; leerlo y aprender cosas nuevas es todo una misma cosa. Felicidades!

Gracias, también, por añadir tus comentarios al mío. Sé que debo cuidarlo mejor y actualizarlo más a menudo, pero ya sabes que soy una vaga.

Besotes,
María