sábado, 20 de septiembre de 2008

En Castellano: ALTO Y CLARO


Hoy La Voz de Galicia se hace eco de la denuncia que desde el PP se lanza contra A Mesa pola Normalización Lingüística por llevar a cabo actos de acoso a algunos comerciantes coruñeses. Del caso, que salta hoy a la palestra, yo ya había tenido noticias, pues una persona allegada había recibido una carta de dicha organización en la cual se le informaba de la apertura de un "expediente de queixa por vulneración dos dereitos lingüísticos". La carta le llegaba, según decían, debido a la denuncia de un cliente suyo que había recurrido a la Mesa por no haber sido atendido en gallego. Se le instaba a corregir su actitud y se le informaba que, de hacerlo, el expediente sería archivado y, de no ser así, se abriría un segundo expediente, cuya finalidad ya no recuerdo. La persona afectada envió una correcta carta de agradecimiento a la Mesa por sus sugerencias, lamentando lo sucedido y bla, bla, bla. En un primer momento no pude sino mostrar mi sorpresa e indignación ante la respuesta, pero enseguida me hizo reflexionar: <> Con todo, yo insistí: denúncialo! Al PSOE, al PP, a la prensa, a quien sea, pero que se sepa lo que hace esta gente.


Hoy, por fin, los periódicos sacan a la luz las penosas prácticas de la Mesa y, lo que es más inmortante, desenmascaran a esta asociación. En los últimos años, la presencia de la Mesa en los medios gallegos ha sido tal que la gente cree, erróneamente, que ésta es un organismo dependiente de la Xunta: nada más lejos de la realidad. Desde la Secretaría Xeral de Política Lingüística (Presidencia= PSOE), verdadera entidad pública de ámbito lingüístico dependiente de la Xunta de Galicia, se desmarcan de la línea coercitiva de la Mesa: señalan que dichos expedientes no tienen vinculación con ellos y recuerdan que A MESA POLA NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA ES UN COLECTIVO PROVADO QUE PROMOCIONA LA LENGUA y, por tanto, los expedientes CARECEN DE VALOR OFICIAL. Asimismo, desde la Secretaría aprovecharon para recordar que, en base a la normativa actual, EN LA COMUNIDAD NO SE PUEDEN PONER MULTAS POR NO UTILIZAR EL GALLEGO.


Esta reacción del PP, de la prensa y, por necesidad, de la Secretaría Xeral de Política Lingüística se da en una semana en la que la tienda coruñesa del modisto Antonio Pernas fue blanco de un acto de vandalismo de raíz nacionalista. Uno o más individuos intentaron romper una de las lunas del negocio y dejaron una nota hecha con recortes de periódico en la que se leía: "Inimigo do galego" (enemigo del gallego). Pernas es, junto con Roberto Verino, Purificación García y otras personalidades de la cultura gallega firmante del Manifiesto por una lengua común, y todo apunta a que eso lo convirtió en centro de las iras de unos cerriles nacionalistas. Otra persona que también a sufrido el acoso y varios intentos de politización de su persona por parte de los nacionalistas es el palista David Cal, quien tiene una lucha abierta con la Conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo (BNG).


Curiosamente, en Galicia tenemos la sensación de aquí, al Finisterre, todo llega tarde. En el caso de los abusos nacionalista parece que el tiempo ha jugado a nuestro favor. Ante los consabidos ejemplos de Cataluña y el País Vasco en Galicia, somos muchos los gallegos que no estamos por la labor de dejarnos asoballar ni perder nuestras libertades y derechos. Ya en el Códice Calixtino se describe a los gallegos como un pueblo litigoso (la documentación relativa a pleitos en el Reino de Galicia llena varios archivos) y parece que, de momento, no hemos perdido la esencia.


Este post, al igual que este blog, no se posiciona en contra del gallego, idioma que la gestora conoce y respeta, ni de aquellos que aman y hablan en gallego por ser ésta su lengua materna. Este post va en contra de aquellos que se erigen en paladines de la lengua, que la capitalizan, manosean y distorsionan empleándola como arma arrojadiza contra los que no son ni piensan como ellos; va contra los estúpidos que creyendo defender una lengua y una cultura no hacen sino vejarla y desprestigiarla; y va contra la gente corta de entendimiento, incapaz de hacer valer sus libertades respetando las de los demás.


Va contra A Mesa pola Normalización Lingüística y contra aquellos del BNG que no han sido capaces de entender nada de nada. En Castellano: ALTO Y CLARO


7 comentarios:

David Alonso dijo...

Esos hijos de puta utilizan la palabra expediente y archivar o abrir para confundir a la gente y meterles miedo, haciéndoles parecer un organismo oficial en lugar de una asociación privada más como las muchas que hay en el ámbito culturas, desde la petanca, hasta las peñas de fútbol, siendo éstas últimas mucho más respetables que la mierda pola normalización lingüística que por lo que veo además de acosar a profesores como hacen, acosan a todo el mundo que no habla lo que ellos quieren. Son basura, inmundicia y mierda.

liberand dijo...

Te has quedado a gusto Paula!! Seguid así, defendiendoos de estos totalitarios de la lengua, sino las vais a pasar crudas.

Paula dijo...

Sí, ha sido un post catárquico, como no voy a un gimnasio a pegar puñetazos a un saco el blog es una buena terapia ;P

Además creo que, en el tema de los abusos nacionalistas, es importante plantar cara; a esta gente les das la mano y te cojen el brazo. Nunca es suficiente; con lo cual no haber contemplaciones.
Veremos qué pasa...

Didac Valmón dijo...

El problema d algo tan maravilloso como la lengua es que cuando se convierte en bandera, puede ser el peor de los cócteles.
El gallego, lo mismo las otras lenguas penínsulares, nos hacen muy ricos a los españoles, a todos. Su historia, su literatura etc. Pero claro,cuando vienen gentuza como esta a desprestigiarnos y demás terminan consiguiendo que l gente de la meseta le cojamos asco (no es mi caso)
La lengua como elemento de comunicación es el mayor privilegio del ser humano, como elemento porlítico puede ser realmente peligroso.

Vitrubius Volante dijo...

Bueno, para empezar estoy de acuerdo con todo lo expresado en este blog: que no se politice la lengua, que no se use como arma, que no se vulneren los derechos lingüísticos de los ciudadanos, que se actúe con fuerza contra los vándalos (politizados o no), que se deje claro la categoría de la Mesa, etc., etc.

Sin embargo, y para no ser menos y hacer como siempre de abogado del Diablo, me gustaría llamar un poquito a la calma: no hay que demonizar a los que apoyan aquel tipo de ideas (y que, mientras no incurran en delito, pueden expresarlas), sino que sólo hay que condenarlas y hacer valer los derechos en un sistema, este, claramente favorable a nuestro punto de vista. (Citando a un viejo amigo: Y PUNTO.)

Ahora, bien: buen trabajo por esta denuncia pública, Paula; yo te apoyo plenamente. También me gustó mucho tu anterior artículo, sobre la higiene de las ciudades en el pasado. A veces, lo admito, disfruto más con vuestros artículos menos políticos, aunque sé que, en el caso de David, pedir que abunden es un absurdo. Y que sea así por mucho tiempo.

Liberal clásico dijo...

El problema es que ellos no aceptan las reglas del juego y las quieren cambiar. Si el dueño de una tienda no les contesta en gallego, en vez de no comprar allí, pretenden ponerle una multa. Nuestra libertad frente a su coacción. Ante esta actitud, claramente totalitaria, efectivamente sólo nos queda permanecer firmes y rebatirles sus simples argumentos. No creo que nadie los haya demonizado, con su actitud ya quedan lo suficientemente mal como para que haya que hacerlos parecer peores.

En cuanto a la práctica de enviar cartas -otrora habitual en ciertas organizaciones originarias de Italia-, tiene la finalidad que acertadamente David Alonso les atribuye: confundir.

Anónimo dijo...

Como "coruño" me aproximo a este blog, descubierto por concordancia toponímica. Felicidades (parabéns) y gracias (¿grazas?) a la blogger, por sus exposiciones claras y lúcidas.

En el tema de nuestra otra amada lengua, creo que el problema es la inversión de criterios: algunos tratan de infringir aquello que (creen) les ha sido infringido previamente. Esto suele suceder cuando el grupo (que se estima) maltratado alcanza una posición de poder que le da acceso a la caja de los fusibles. No creo que se alcance jamás en Galicia un nivel de "elitización" del gallego similar al que sucede en Cataluña, donde muchos años de presión han empujado al castellano al cuarto de las escobas académico y social. Tampoco creo que lo necesite, pues el gallego, aún en recesión, sigue siendo una lengua natural para miles de ciudadanos, en mayor medida que el injertado catalán o el euskera in vitro.

No obstante, quisiera aportar una visión personal sobre la barrera lingüística de nuestra esquizolingüe Galicia Caníbal que he apreciado en mis carnes. Cotejando la diferencia de índice de éxito/fracaso escolar entre alumnos de enseñanzas medias del ámbito rural (en su mayoría, gallegohablantes de biberón) con las cifras de los tarnascos urbanos (generalmente castellanoparlantes, aunque "asejún" de la urbe) se observa que el acceso las enseñanzas superiores es mucho más franco para los segundos. Dicho de otro modo, a las santas universidades llegan mas "chavalotes" que "rapases".

No seré yo, ni mucho menos, quien considere que el acceso a la universidad es la tierra prometida para nadie, pero solamente aporto esta visión para suscitar algún comentario de los parroquianos de este magnífico blog al respecto (se aceptan tanto coces como juegos florales).

Seguiremos incordiando.

Anonimus Prime

Post Scriptum: si a alguien molesta, ruego disculpe mi anonimidad, homenaje al autor más prolífico de la historia del Arte y las Letras (y fruto de mi tecnopereza).