sábado, 8 de noviembre de 2008

Un momento de gloria


Un momento de gloria (o al menos de rapidez, humor y cierta ironía) tuvieron las tres personas (posiblemente tres amigos) que decidieron inmortalizarse dejando su huella, no en el Paseo de la Fama, sino en un registro de la Rua Nova de Santiago de Compostela. Con ingenio, aprovecharon el cemento fresco para hacer de un día cualquiera un momento para recordar, dejando grabada la impronta de su mano derecha para todos aquellos que caminan mirando al suelo. El otro día pasé por allí y, ¡oh casualidad! llevaba conmigo la cámara de fotos, así que decidí rendirles este pequeño homenaje: ¡a la amistad anónima!

3 comentarios:

Arwen Anne dijo...

mas amistad no puede haber, y mas gracia tampoco, fueron ingeniosos o ingeniosas, no sabemos, pero la verdad es que originales, como los que mas

Balovega dijo...

Felicidades amigo por ser Blog del día.. un saludo.. Suerte

Paula dijo...

Arwen: la verdad es que sí, fueran quienes fueran tuvieron una ocurrencia original y muy divertida!

Balovega: gracias por el "blog del día".

A ambas bienvenidas!!