sábado, 31 de enero de 2009

Marineda ayer y hoy


La página web del Ayuntamiento de Coruña no es, precisamente de lo más intuitivo. Sí, hay elementos inmediatos, fáciles, pero a simple vista no se le escapa a nadie que la página es muy generosa en cuanto a contenido, lo cual obliga visitarla con tiempo y paciencia. Es terrible si uno quiere saber algo de forma urgente, pero si lo que se quiere es recavar información sobre la ciudad e, incluso, pasar el rato la web no está mal del todo.


Hace una semana, buscando fotografías antiguas de la ciudad me topé con este apartado de la susodicha web: si en la página de inicio uno pincha en la pestaña "Ciudad" se le abrirá una nueva página con una columna a la izquierda llena de pestañas; una de ella es la Galería de Fotos. Aquí el visitante podrá encontrar estupendas imágenes de la ciudad tanto recientes como de las colecciones más antiguas, pudiendo aproximarse a La Coruña de ayer y de hoy. La imagen que preside este post está tomada de dicha galería; las restantes las podéis visitar AQUÍ.

INTOLERANCIA


No, no será de Griffith y de su film de 1916 de lo que trararemos en esta entrada aunque, como el cineasta, aunaré bajo el mismo título un par de ejemplos de intolerancia ambientados en un lugar (Galicia) y en un momento concretos (hoy).

El primero es sobre la sorprende entrada que dedica la Wikipedia al partido Unión Coruñesa, un partido nacido hace unos años de la unión de dos políticos de la ciudad: Carlos Marcos y del antiguo miembro del PP Fernando Rodríguez Corcoba. Supuestamente la Wikipedia es una enciclopedia y, como tal, debe recoger datos objetivos, rigurosos y científicos sobre aquellos temas que aborda. Desgraciadamente la Wikipedia se nutre de los conocimientos -nunca acreditados y a menudo insuficientes- de los usuarios de la red; y aquí empieza el problema. En el caso del citado partido me he encontrado con la siguiente definición:



"Unión Coruñesa es un estirpe politica con tendencias fascistas de La Coruña. Entre sus metas está que el topónimo en castellano sea cooficial con el topónimo en gallego.
Fue fundado por exfalangista Carlos Marcos en 1989. En el año 2007, Carlos Marcos se camufla bajo las siglas del Partido Galeguista pero su oscuro pasado lo delata y apenas obtiene 100 votos. Tras contactar con el lider de la extrema derecha Fernando Rodríguez Corcoba, que también fue candidato a la alcaldía por el partido COR.CO.BA (CORuñeses con Buenos Argumentos), deciden aunar sus fuerzas y resucitan Unión Coruñesa con ideales neoliberales y ultraderechistas."



No hace falta ser un genio para adivinar el tipo de persona que se dedicó a generar esta entrada y para comprender que no se trata de un contenido objetivo; siendo, incluso, ofensivo.

La Wikipedia consiente "discusiones" sobre su contenido, como si se tratara de un foro científico, pero sus gestores no han creado un link accesible para favorecer la denuncia de entradas lesivas como la que he traído a colación; o, al menos, yo no lo he encontrado. De existir, como hay en Facebook, un lugar en el que uno pueda verter sus quejas o denunciar ciertos contenidos agradecería a los lectores de este blog que me lo comunicasen. Es lícito que uno defienda sus convicciones, pero siempre desde el respeto a los que tienen otra opinión. El caso que aquí cito ni cumple con el respeto ni está volcado en el lugar adecuado.


Por otro lado, los principales (y lo no tanto) partidos políticos de Galicia ya se han puesto las pilas con la campaña electoral. Desde aquí no nos atrevemos a hacer un diagnóstico ni una predicción, aunque parece que resuenan tambores de abstención cosa que, a priori perjudica los partidos de izquierdas y a formaciones menores. Poniendo la venda antes que la herida Anxo Quintana ya ha pedido el voto de "los que hablan castellano" para el BNG. Y es que no hay como la necesidad y el verle las orejas al lobo para dejar de lado los viejos prejuicios y dar un giro renovado a los postulados de uno; tras cuatro años inventándose una falsa división entre aquellos gallegos que falan galego y los irredentos que hablamos castellano, y favoreciendo el acoso a los segundos el vicepresidente hace propósito de enmienda, reinventa su filosofía y se decide a querer a todos. ¡Pues muchas gracias, hombre!



Del mismo modo que la violencia engendra violencia, la intolerancia es un mal corrosivo y la destilada por el BNG ya ha dado como fruto su propia némesis. Junto a los partidos "de siempre" ha aparecido el magenta y centralista UPyD en la pugna por los escaños. Al grito de: "regeneración democrática" y "justicia y libertad" llegan con un montón de buenas intenciones para aquellos gallegos que, eso sí, den el perfil de urbanitas e hispanohablantes (los que se salgan de estos parámetros tienen mala ubicación; ahora veremos por qué). Junto a estupendas intenciones como la derogación de la ley de Normalización Lingüística -que básicamente afecta a los profesores y a aquellos que quieran tratar con la administración autonómica- que, están muy bien, pero no son prioritarias puesto que Galicia no es Cataluña y aquí, afortunadamente, hablamos lo que queremos; junto a esta medida, digo, se escuchan propuestas tan espeluznantes como: "y terminaremos con la Televisión de Galicia" (que no nos gusta y la estamos pagando, deberían añadir). Algunos de mis lectores se pensarán que me he vuelto loca ante lo que voy a decir, pero me temo que no. Estimados señores de UPyD, pueden proponer la privatización de la TVG, decir que las televisiones autonómicas son perversamente manipuladas y empleadas como herramientas de divulgación política, y no les faltaría razón; pero lo que no pueden es eliminar el principal medio de comunicación e información empleado por los habitantes de más de la mitad de los ayuntamientos de España. En Galicia se encuentran 30.000 de los 60.000 ayuntamientos de nuestro país. Obviamente, se trata de ayuntamientos pequeños, poco poblados y dispersos. Los principales problemas estructurales de nuestra comunidad derivan precisamente de esta dispersión: insuficientes y precarias redes de comunicación, problemas en el abastecimiento de agua y luz que, además, son carísimos... Ante semejante panorama se comprenderá que el principal medio que tiene esta gente para estar en el mundo y saber qué sucede más allá de su pequeño ayuntamiento no es otro que la tele, y dentro del universo catódico la única que refleja sus preocupaciones y problemas es la que los snobs urbanitas denominamos, despreciativamente, como "Tele Gaita" (también conocida como TVG). No se puede privar del derecho a la información a gente que, en muchos casos, no tienen un acceso fácil a la prensa escrita, en otros tantos reciben mal la radio y en no pocos se trata de gente que no sabe leer o tiene dificultades para hacerlo.



Los que aquí cito son sólo unos ejemplos y desde aquí lo que pido es algo más de apertura de miras y sentido común, porque tan mala es la intolerancia desde unos postulados políticos como desde otros y lo mejor que puede haber en democracia es gente que apuesta por la pluralidad y la diversidad; porque aquí no todos somos urbanitas, culturetas y estudiantes de doctorado a costa del Estado. Más allá de nuestras vidas hay muchas, muchas otras.

sábado, 24 de enero de 2009

De huracanes y tormentas

Árbol caído en la Ciudad Vieja (A Coruña)
(Foto tomada de La Voz de Galicia)


Hoy ya es posible hacer balance de los daños (parece que los primeros) ocasionados por el temporal que este fin de semana azota, no sólo Galicia, sino toda la Península Ibérica. En nuestra comunidad lo más destacado (por lamentable) son la muerte de un Guardia Civil, en Burela, y de un hombre de 77 años en Vilalba, que murió calcinado por culpa de un cortocircuito.

Y es que, una vez más, el clima jugó con nosotros. Ante la amenaza de vientos superiores a los 140 km/h, la Consellería de Educación decidió suspender las clases del viernes en las provincias de Coruña y Lugo. Decisión tardía que no tuvo la difusión suficente puesto que fueron muchas las familias que no recibieron la noticia, con los consiguientes problemas de organización que supone el no tener dónde ni con quién dejar a los niños (los adolescentes son ya otro cantar...). Con todo la mañana fue tranquila al no cumplirse las primera previsiones. A mediodía supimos que el tiempo empeoraría por la tarde, quedando lo peor del temporal para por la noche. En este caso la advertencia se hizo realidad y a las seis de la tarde comenzó la lluvia y se levantó el viento, que cada vez soplaba con más violencia. Los incrédulos, despistados, confiados e incoscientes nos echamos, igualmente, a la calle; desafiando al tiempo y sacrificando, en la mayoría de los casos, nuestros paraguas. Rondando la media noche la lluvia era ya "horizontal" (como decía Forrest Gump) y la radio del taxi que me llevaba de vuelta a casa anunciaba la caída de un árbol que cortaba la salida del tunel de Perillo (a las afueras de Coruña). Frente a mi casa daba miedo ver los árboles y las palmeras, sacudidas con violencia por ráfagas de viento que azotaban como látigos. La luz falló en varias ocasiones y tenemos pendiente ir a mirar si las uralitas que cubren el patio interior y el fallado siguen en su sitio o salieron volando... tal vez camino de Oz.



Cubierta de un polideportivo (A Coruña)
(Foto tomada de La Voz de Galicia)


En 2006 la amenaza fueron los restos del Huracán Gordon, que prometían ser más de lo que finalmente fueron; de ahí que ahora se mire al Hortensia, que visitó Galicia en octubre de 1984 dejando un elevado número de daños materiales, 6 muertos y alrededor de 50 heridos. Y es que cuando el clima se revela lo mejor es quedarse en casa, como yo recuerdo el Hortensia (increíble acontecimiento para una niña de 3 años): en pijama y zapatillas, comiendo galletas "María" con un poco de mantequilla y mirando por la ventana, viendo volar plásticos y restos de techumbres, dejando tranquilamente que los elementos se despachen a su gusto.


Foto del Huracán Gordon
(Tomada de http://www.cazatormentas.net/)
Dicen que hoy por la noche tendremos más así que si salen retírense pronto, prepárense un chocolate y disfruten de un buen libro o una buena peli que, al fin y al cabo, el invierno está para eso.

martes, 20 de enero de 2009

Meirás para todos los públicos

(Imagen tomada de http://www.adn.es/)

Aunque ya es una noticia pasada está en relación con el post Meirás el pazo de la polémica que publicamos allá por el mes de septiembre. El papel secundario, cuando no terciario, al que me he visto obligada a relegar el blog es el culpable de que trate a deshora (aunque nunca es tarde si la dicha es buena) el resultado de la resolución de Patrimonio acerca de la concesión de la categoría de Bien de Interés Cultural (a partir de ahora B.I.C.) al pazo de Meirás que conocimos el penúltimo día del 2008.


Finalmente, la Xunta resolvía como favorable la declaración de B.I.C. del Pazo de Meirás, que se hará efectiva una vez salga publicada en el D.O.G. (Diario Oficial de Galicia). Las consecuencias que supone para los propietarios dicha declaración ya la explicamos en su momento, así como el enorme trasfondo político que hay detrás de este asunto. La resolución es una victoria para el Bloque Nacionalista Gallego, principal promotor de la iniciativa, y una faena, en primera instancia para la familia Franco que, ateniendose a la ley, deberá abrir al público su propiedad un mínimo de 4 días al mes, y en segunda instancia para los vecinos del pazo que verán complicarse las licencias de obras en sus fincas debido a que el B.I.C. cuenta con un entorno de protección con los mismos requisitos de conservación que el propio bien.


Es una lástima que se politice algo que, al final, atañe y beneficia a todos como es la protección de nuestro patrimonio cultural. Personalmente, considero que esta acción devalúa la figura del B.I.C. y su función, dudo que el pazo cumpla los requisitos para gozar de dicha categoríade B.I.C. y, desde luego, el asunto de Meirás no merecía las molestias ni el tiempo que le dedicaron algunos de nuestros políticos. ¿Saben acaso cuántos pazos del XVIII -pazos de la época de los pazos y no como el de Meirás- están pendientes de protección y en condiciones lamentables? Seguro que no, y mientras la gente no proteste el uso político de las leyes y de los recursos que se ponen al servicio del ciudadano no importará nada.

sábado, 17 de enero de 2009

A Coruña 1208-2008. La construcción de una ciudad


El año pasado la ciudad de La Coruña estuvo de aniversario; en el mes de junio, se cumplieron 800 años de la firma del fuero de la ciudad por parte del rey Alfonso IX.

En verano, el Kiosko Alfonso fue sede de una exposición dedicada al citado monarca, comisariada por el catedrático de Historia Medieval Fernando López Alsina, cuya inauguración contó con la presencia de SS.MM. (lo cual hizo que se convirtiera en el evento del año en la ciudad). Esta primera exposición explicaba la política de Alfonso IX, que asentó parte de su poder en la lealtad de ciertas ciudades, aprovechando un momento de estabilidad política que favorecía la fundación de nuevos núcleos de población. La muestra se adentraba además en la reconstrucción cultural y social del momento. En el caso de La Coruña su fundación suponía la repoblación de un asentamiento costero previo que había sido abandonado en la Alta Edad Media tras las sucesivas incursiones de vikingos y normandos.

En el aniversario de la urbe -que tuvo una celebración bastante discretita en cuanto a lo organizado por la corporación municipal- no podía faltar una exposición dedicada a sus 800 años de historia y así, el 2 de diciembre, se inauguró A Coruña 1208-2008. La construcción de una ciudad; que se puede visitar en las dependencias del PALEXCO hasta el 17 de febrero. La muestra propone un recorrido articulado en tres bloques históricos: la Edad Media, Época Moderna y Época Contemporánea (como el propio título indica del 1208 al 2008). En cada uno se trata la evolución política, urbanística y social de la ciudad que el espectador ve evolucionar desde la Baja Edad Media hasta el día de hoy.

Además, cuenta con un hilo conductor paralelo dedicado a la Torre de Hércules en el que se pueden ver dibujos, grabados, escudos o monedas que recrean su aspecto antes de la restauración del XVIII, alguno de los dibujos realizados por uno de sus resturadores: Giannini, para terminar con la ilusionante candidatura del monumento a ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad.

La exposición se presenta con un montaje muy funcional, basado en un panelado que divide los tres apartados de la exposición y crea los recorridos de visita de cada uno de ellos; dejando el protagonismo a las piezas. Como contraste, cuenta con toques vistosos como el cronograma del pasillo principal o las letras capitales que dan inicio a los paneles introductorios de cada sección. Precisamente, son estos carteles los que pueden dejar insatisfecho al visitante, por ser excesivamente escuetos. Otro defecto, ahora del montaje, es el reducido tamaño de las cartelas (algo tan frecuente como incómodo). Digno de destacar el esfuerzo realizado por los responsables de la sección dedicada a la Edad Media, que siempre cuenta con menos medios materiales al ser menor los objetos de la época que han llegado hasta nosotros, y el excelente resultado del área de Época Moderna; a mi parecer la más conseguida de la muestra. Flojea, la parte de Contemporánea, al tratar de abarcar demasiado contenido en poco espacio. Por desgracia, se intuye un intenso trabajo de documentación que no acaba de verse reflejado en las piezas exhibidas. El apartado dedicado a la política, que queda en rápidas citas de escasa profundidad. No sólo en lo referido a aquellos momentos más "espinosos" de nuestro pasado reciente sino también en cuanto atañe al interesante pasado liberal de la ciudad o a la fuerza que en ella tuvo el movimiento galleguista, siendo sede de las Irmandades da Fala (pasado que pone en entredicho la imagen que desde ciertos sectores interesados de la capital de la comunidad de ciudad castiza por excelencia dentro del territorio gallego).

Con todo, esto no merma el interés de la exposición: muy visible y sugerente que cuenta, para los que quieran saber más, con un estupendo y voluminoso catálogo.