sábado, 14 de marzo de 2009

De los libros prohibidos


Hace ya tiempo, prometí desde esta ventana que dedicaría un post a hablar del Index Librorum Prohibitorum, la guía de libros prohibidos de la Iglesia que hoy en día vuelve a estar de actualidad después de que el Opus Dei diera a conocer un listado semejante adaptado a nuestros tiempos.


La idea de elaborar una lista de libros prohibidos surgió en 1515, en el XV Concilio Lateranense y fue confirmada en 1549, en el Concilio de Trento. Su finalidad era la facilitar a los censores encargados de controlar la estampación de libros un listado de títulos y autores. Durante el papado de Pablo IV se publicó el primer Índice (1557), que tuvo hasta 42 reediciones que iban incrementando y modernizando la lista. Su 32 edición, publicada en 1948 contaba con 4.000 títulos. El Index recopila lo más granado del saber filosófico y cultural europeo del siglo XVI al XX, aunando a los responsables de las ideas y textos que han ido modelado las mentalidades en occidente: Erasmo, Machiavello, Descartes, Spinoza, Milton, Hobbes, Malebranche, Hume, Locke, Kant, Voltaire, Montesquieu, Rousseau, Diderot, Stael, Balzac, Victor Hugo, Flaubert, Zola, D´Anunzio, Sartre... Afortunadamente, la mano censora de la Iglesia no era tan larga y eficaz como para que esta cultura quedase relegada al olvido, destinada a no pasar del papel manuscrito y encerrada en armarios creados ad hoc en las bibliotecas de catedrales, monasterios y conventos.


El Índice fue suprimido en 1666, tras el Concilio Vaticano II, y pasó a formar parte del pasado de la Iglesia Católica; hasta hace cosa de un mes. En razón de los tiempos raros, emponzoñados, peligrosos y decadentes que corren, el Opus ha decidido recuperar la costumbre censora y ha elaborado la versión 2000. Un listado puesto al día para propiciar una herramienta que evite cualquier desviación (intelectual y moral) de lo que ellos creen es el "buen Camino". Acerca de esta guía, el historiador Josep Fontana escribió un estupendo artículo al cual remito a mis lectores. No tiene desperdicio, en parte porque va citando algunos de esos títulos y escritores que el Opus han considerado como "peligrosos" de manera que el lector puede hacerse idea de hasta qué límites se puede llevar la ignorancia. Por otro lado, en esta columna Fontana reflexiona sobre el sinsentido -atropeyo, manipulación, dirigismo, se podrían aplicar numerosos calificativos- que supone la publicación de un listado semejante, casi medio siglo después de que la Iglesia se decidiera a dar carpetazo a su Index.

10 comentarios:

Didac Valmon dijo...

Es curioso que los dos hayamos hablado del mismo tema. Hace poco estuve en un interesante congreso sobre este tema en San Millán de la Cogolla, ahí abajo te dejo en enlace donde hablé del índice y por el blog andan los de San Millán.
fue un verdadero atentado contra la cultura y un enorme ataque a la cultura universa

http://paravicino.blogspot.com/2009/02/indice-de-libros-prohibidos.html

Matritensis dijo...

Es un tema muy interesante, la verdad es que toda organización ya sea religiosa o política que tiene poder, acaba haciendo cosas de este tipo, hoy la censura de la Iglesia es una pérdida de tiempo ¿a quién le importa? ¿quién les hace caso? Hay otras formas de censura más sulites y efectivas como la de someter a una sociedad a lo políticamente correcto, tan dañina para el pensamiento libre como aquellas piras que antaño se hacían para quemar libros.

En cualquier caso me que tranquilo porque mi blog aparece recomendado en algunas webs del Opus ¡si ellos supieran lo pecador que soy! :P

Besos

Paula dijo...

Didac: no es para menos, en los tiempos que corren y que estemos en estas, ¡parece increíble! El problema (y enlazo con el comentario de Matri) es lo fácilmente adoctrinable que es la sociedad, y el caso de lo "políticamente correcto" es un ejemplo estupendo!

A mí me da pánico la simplificación a la que los distintos gobiernos de este país han sometido los temarios de Educación. La formación es fundamental para evitar la indefensión ante los intentos de manipulación y potenciar la libertad de pensamiento.

David Alonso dijo...

La publicación de un index por parte del opus tiene una pieza de lamentable y una de soberbia tan grande como los libros que recomiendan qué leer como un camino hacia la cultura, como si la gente no tuviera criterio propio, el último es del inefable Don Cesar Vidal que saca libro como churros y era "Mi camino hacia la cultura" suponque que, como he dicho otras muchas veces, el camino hacia la cultura de ese hombre pasa por Mein Kampf. Así que dejamos a esos individuos y sectillas trabajando en la diercción del Führer.

Vitrubius Volante dijo...

¡Hola, Paula! (Y hola a todos, especialmente a David.) Voy a pasar de sumarme a vuestra condena colectiva de los índices de obras prohibidas, por evidente. En su lugar, prefiero darte las gracias por haberme conducido a ese estupendo artículo de Fontana, un autor con algún libro de historia más que interesante. Y nada más... ¡A cuidárseme!

Paula dijo...

De nada Viri. Es que el artículo me pareció fantástico.
Me alegro de que te gustara y gracias por la visita!

María dijo...

Siempre me han hecho mucha gracia los conceptos de "libro imprescindible" y "libro prohibido", porque me parecen calificativos muy poco apropiados para algo tan personal como la lectura.

Así que, del mismo modo que no soporto que nadie me diga qué debo leer para ser "chic y culta", tampoco pienso tolerar que nadie me diga qué no debo leer. Faltaría más.

Parece mentira que seamos tan idiotas todavía... ¿o es que no nos damos cuenta de que cuanto más prohibimos una cosa, más apetecible resulta a ojos del espectador/lector?

Paula dijo...

Pues tienes toda la razón María! porque, como mínimo, la lista lo que consigue es despertar la curiosidad (más o menos morbosa) de quien se encuentra con la prohibición.

Sobre los libros y listados sobre "qué leer" también hay que ser muy cautos y para muestra el camino hacia la cultura de César Vidal (brrrrrr)

Bienvenida y gracias por comentar!

Pfunes dijo...

Hola! Te he dejado un premio en mi blog!

Chispita dijo...

Hola Pau!
Una preguntita ¿donde se puede ver esa lista de libros que el opus ha prohivido?
Es algo que no me sorprende viniendo de ellos pero que, en cierto modo, me parece curioso.